¿Por qué es necesario mantener equilibrado el pH de la boca?

ph-spectrum

En algún anuncio de la tele. En algún reportaje del periódico. En la consulta del dentista. Es muy probable que en alguno de estos lugares hayas escuchado alguna vez la palabra pH, pero todavía hay muchas personas que no saben qué significan estas iniciales y, todavía menos, por qué es importante mantenerlas dentro de unos varemos equilibrados.

El pH es el coeficiente que indica el nivel de alcalinidad i de acidez de una sustancia. Los alimentos con pH más bajos son también los más ácidos. El agua pura, por ejemplo, tiene un pH de 7. Y ya sabemos que el cuerpo humano está compuesto aproximadamente por un 60% de agua. Los músculos son un 79% de agua. El cerebro, un 73%. Y los dientes, como los huesos, un 31%.

La boca humana es un ecosistema acuoso que, al igual del resto del sistema, necesita un pH neutro. La sangre i la saliva contienen un pH de 7,4. Por lo tanto, si el pH de la saliva empieza a volverse ácido, puede llegar a iniciarse un deterioro de los dientes. Concretamente, esto sucede a partir del 5,5 de pH. Es entonces cuando comienza la desmineralización, que provoca sensibilidad dental y deja expuesta la dentina del diente.

Los hábitos de alimentación son los principales causantes del desequilibrio del pH de la saliva, ya sean ingestas de alimentos con alto contenido en azúcar –sobre todo, si son en poco tiempo y de forma repetida– o el consumo regular de alcohol, café o bebidas energéticas. ¿Y qué podemos hacer para equilibrarlo? Como siempre, la prevención es nuestra mejor aliada. Una dieta sana y variada suele corregir por si sola el pH de nuestra boca.

¿Y si hemos cometido algún exceso y queremos reequilibrar el pH de manera rápida? Algunos consejos son finalizar la comida con un queso (el Camembert es especialmente indicado), compensar los alimentos ácidos con otros de alcalinos (maíz dulce, arroz…) y, por supuesto, beber grandes cantidades de agua.

Otro detalle importante es evitar cepillarse los diente después de ingerir una bebida ácida o dulce, ya que eso desgastaría el esmalte. En esta situación, la mejor opción es mascar chicle sin azúcar (y, si puede ser, con xilitol), ya que estimula la producción de saliva.

El pH no se ve y casi nos acordamos de él, pero su equilibrio es fundamental para mantener una buena salud bucodental. Si tienes cualquier duda o molestia, ponte en contacto con tu odontólogo de confianza. En Balust Odontòlegs, como siempre, estamos a tu disposición.

#SomBalust
#Sitges

Comments are closed.