Blanqueamiento

shutterstock_40643956

El blanqueamiento dental es un procedimiento  estético y conservador para eliminar las manchas del esmalte y de la dentina. Es un procedimiento no invasivo, simple, rápido e indoloro que da un resultado muy positivo.

El componente principal del blanqueamiento dental es el peróxido de carbamida. Este se presenta en jeringuillas y es aplicado sobre unas férulas individualizadas y realizadas en nuestro laboratorio. Es muy importante que dichas férulas estén bien adaptadas a la superficie del diente para aprovechar la máxima cantidad de producto así como para no dañar las encías, ya que no debe rozarlas.

Se aplica una mínima cantidad sobre las férulas y se lleva a boca, inmediatamente penetra el producto en el diente traspasando la primera capa que es transparente (el esmalte) llegando así a la segunda capa, la dentina, más profunda y la causante del color del diente. Es en esta capa donde se acumulan los pigmentos injeridos a lo largo de nuestra vida, como las bebidas carbonatadas, refrescos cola, naranja, limón, café, te, colorantes alimenticios, tabaco, etc.

Al estar relacionada íntimamente con el tejido vivo del diente, el nervio, arteria y vena, puede producir hipersensibilidad por el mal uso del producto. Por eso, antes de la realización del blanqueamiento, damos unas dosis de pasta desensibilizadora y recomendamos una línea de productos desensibilizadores durante al menos una semana antes del inicio del tratamiento, ello hace que los túbulos dentinarios de esta capa del diente se sellen evitando la entrada del producto a una capa más profunda del diente.

b9b2225f-fe42-4b71-a49c-05001747b556_1-1

La duración del tratamiento puede variar desde 10 días a 30 días, dependiendo del color inicial del diente. Durante este tiempo el paciente ha de evitar alimentos muy frios o calientes, y de sustancias con colorantes, o que puedan teñir el diente, para favorecer la acción del producto.

Una vez finalizadas las sesiones se aplica sobre la encía una pasta a base de aloe vera que favorece la regeneración mucosa por el uso excesivo y sobrante del producto que haya estado en contacto con la encía. Para terminar, advertir que la duración del efecto sobre el diente puede variar de 6 meses a tres años, dependiendo de los hábitos del paciente. Pasado este tiempo podemos adquirir jeringas sueltas del producto y realizar 2 ó 3 noches de recordatorio y devolver el color blanco inicial.

Comments are closed.